domingo, 31 de mayo de 2015

31 de mayo Día Mundial sin Tabaco


Mamá, fumar no te hace guapa. Te come por dentro y por fuera, te mata. Te aleja de mí.

Han sido muchos años luchando con ella para que lo dejara, he intentado de todo. He escondido paquetes, he roto cigarrillos, he puesto mensajes alterando las frases y escrito notas, he dado el cambiazo al interior de las cajetillas por detalles bonitos, le he quitado cigarros de la boca, le he escrito en los cigarros, le he confiscado mecheros y le he amenazado con empezar a fumar yo, para dejarlo juntas.
Creo que nada ha valido y nada vale, porque hasta que uno mismo no se convence de querer dar un cambio en su vida, de poco sirve lo que hagamos los demás.

Con esto del año nuevo y los propósitos, el 31 de diciembre fumó su último cigarrillo. Los primeros días fueron infernales y las siguiente semanas muy duras, pero a los pocos días vio que su respiración había mejorado bastante, que ya no era esa respiración de fumador y eso le hacía feliz.
Notaba cambios que le hacían sentir muy orgullosa, lo cual le animaba a seguir.
El cigarrillo de las mañanas, el de después de comer...Lo pasó mal y más teniendo en cuenta que mi padre seguía fumando muy cerca de ella y eso no ayuda.
Hoy se arrepiente de no haberlo hecho antes, hoy habla orgullosa de todo lo que se ha ahorrado en salud y en dinero.

¿Y cómo dejo mamá de fumar? No hay trucos ni secretos. Mamá dijo hasta aquí, quiso cambiar, le puso fuerza de voluntad. Tomó una DECISIÓN. Solo puedes dejar de fumar si estás convencido de que es lo mejor para ti y decides que quieres conseguirlo, no hay otro método más que ese, aunque la ayuda de los que están alrededor es muy importante para conseguirlo. Simplemente apostó por seguir viviendo, apostó por ella misma.

Esta ilustración se la dediqué a ella hace tiempo y la utilizo cada año porque me recuerda a su historia, la historia de tantas y de tantos. Me gusta por lo que significa para nosotras y porque permanecerá inalterable siempre, ya que es el reflejo de lo que has conseguido, mamá.

Juguemos con las emociones, veamos por dónde podemos entrar, cómo diseñar una ilustración que contenga un mensaje diferente  a los que vemos en Google. Lo explícito de las cajetillas no sirve, los pulmones negros y el fumar mata se ha convertido en algo común a nuestros ojos.

Cómo decirte en una frase que fumar no mola, no te hace guay ni interesante, te resta belleza por dentro y por fuera. Te da una mala imagen, te quita tiempo de vida y el tiempo mientras fumas. No alimenta, no beneficia, no ayuda. De todo eso, surgió la ilustración que veis.

¿Has pensado alguna vez en qué momento se inician las personas en el tabaco y por qué?
Suele ser en la adolescencia y el motivo nunca es por gusto, sino para conseguir cierta aceptación social, para querer parecer más interesante, para no ser menos, por no decir que no, por baja autoestima, por la no aceptación de uno mismo.

Puede haber otros motivos pero sin duda este es el más importante. Ataquemos de raíz el problema con educación y prevención en las aulas para evitar que nuestros niños arrastren algo que pueden evitar.

Te quiero mamá, eres una campeona.
Siguiente reto: papá.

Feliz día sin malos humos



No hay comentarios:

Publicar un comentario